Skip navigation


El búho de #HootSuite es encantador. http://hootsuite.com



JESUCRISTO Y MUNDO OBRERO

Autor: Francisco González Álvarez
Militante de la HOAC

1. ¿QUIÉN ES JESÚS DE NAZARET, EL LIBERADOR, PARA MÍ, PARA NOSOTROS?
Durante años la HOAC presentó el Cursillo de Jesús de Nazaret a fin de acercar a sus militantes al Jesús hombre y profeta, para que su figura y su mensaje pudieran ser entendidos por los obreros y obreras de la época de la Dictadura.
Fue una forma de familiarizar al pueblo llano con Jesús, sin el espiritualismo de la cristología desencarnada y alejada de la realidad imperante en aquel momento histórico que nos tocó vivir. De esta manera, el conocimiento y vivencia acerca de Jesús de Nazaret, el Jesús histórico, facilitaba el seguimiento del Hijo de Dios hecho hombre y la encarnación en el mundo obrero de los militantes de la HOAC.
Más tarde con la consolidación relativa de los valores democráticos y la justicia social, parecía que la misión liberadora del cristianismo social se había cumplido. El advenimiento de las instituciones democráticas, los partidos, sindicatos y asociaciones invitaba a los militantes cristianos a participar en la tarea de la construcción democrática y social del país. Por ello, se consideraba en los ambientes laicos y en algunos sectores de las mismas organizaciones cristianas que éstas podían disolverse o integrarse en las formaciones políticas y sindicales. De hecho, muchos cristianos que habían luchado por la justicia y libertad abandonaron la Iglesia y sus movimientos para dedicarse de lleno a la acción política sin referencia o con una relación muy débil a cualquier inspiración cristiana. Jesús, la figura inspiradora de tantos esfuerzos y luchas de muchos militantes, quedaba reducida a la de un líder revolucionario más, del que interesaba exclusivamente su sentido de la justicia y liberación del ser humano, y no los aspectos más trascendentes de su vida y mensaje que lo convertían en Jesús, el Cristo.
Consciente de esta situación, la HOAC elaboró hace algún tiempo el llamado Cursillo de Jesucristo, en el que se da un itinerario de su vida, obra y mensaje, apareciendo como hombre e Hijo de Dios desde su nacimiento hasta su muerte y resurrección. De esta forma se pretende facilitar el acercamiento a la figura de Jesús, relacionándolo con el ambiente de su época, poner las bases para el encuentro con Jesús, el Cristo y profundizar en las implicaciones del seguimiento de Cristo como expresión de nuestra fe en el Resucitado. Se fundían así humanidad y divinidad en Jesús, liberación humana y salvación como contenidos de su mensaje, intentando alejar los riegos de espiritualismo propio del nacional-catolicismo y el temporalismo político excesivo propio de la época de la lucha por las libertades.
Dicho esto, en el momento presente de la realidad de la HOAC, nos podemos preguntar: ¿Quién es Cristo para mí? Cristo es el hombre Jesús que vivió en constante e íntima relación con Dios al que llamó “Abba”, “Padre”. Esta profunda relación con Dios se traducía en fidelidad al servicio del Reino. Jesús vivía al mismo tiempo una doble fidelidad a Dios y al Reino, invitándonos a seguirle y mostrándonos así el camino a recorrer. Éste es un camino acompañado por el Dios del Reino que Jesús nos anuncia y que se hace presente en la historia con decisión de salvar al hombre. La fidelidad de Jesús al Padre es inquebrantable. En ella se apoya su fe en Él, porque Jesús es el creyente por excelencia. También vive su fe en unas circunstancias históricas, en medio de los acontecimientos, encarnada en la realidad de las personas que le rodean. En consecuencia, puede resultar sospechosa de “espiritualista” toda oración que no tenga en cuenta las necesidades de los hermanos, sus sufrimientos y aspiraciones, y que, luego, no se traduzca en acciones personales y comunitarias que remedien tanto dolor y angustia como hay a nuestro alrededor.
Cristo es el Jesús hombre que, con plena libertad y decisión, nos libera de los falsos dioses o ídolos opresores, que se afirman en la historia a costa de la dignidad, la libertad y aun la vida de los seres humanos.
No obstante esta rotunda actitud de Jesús, durante muchos años se ha utilizado el nombre de Dios para justificar guerras santas y sacrificar muchas vidas humanas; se han autorizado diferencias indignantes entre las clases sociales, las razas, las culturas, los sexos y los pueblos; incluso, se han legitimado en nombre de Dios poderes económicos y políticos lesivos para la dignidad y la integridad de las personas, lo que ha hecho que numerosos pensadores hayan vinculado la idea de Dios a la de opresión, no viendo otra salida para la liberación y salvación del ser humano que la negación o muerte de Dios. Por tanto, podemos preguntarnos: ¿cuál es nuestra responsabilidad actual para que esta imagen de Dios no siga presente en la mente, principalmente, de las personas cercanas de los modestos ambientes en que vivimos? ¿De qué manera podemos librarnos de los ídolos del culto mágico por el que todo se cree obtener de Dios? ¿Cómo librarnos también del dios-dinero que tanto entusiasmo produce en las masas consumistas de nuestro tiempo? Recordemos simplemente la frase de Jesús: “No podéis servir a Dios y al dinero” (Mt 6,24 y Lc 16,13). Vivimos así en un mundo adormecido en el que la idea de un Dios comprometido con el hombre va resultando extraña y anacrónica. Si la vida de Jesús estuvo caracterizada por intentar librar a la Humanidad de las falsas imágenes de Dios, ¿por qué seguimos enmascarando el verdadero rostro de Dios con devociones y actos de culto vacíos que nada dicen a los hombres y mujeres de hoy?
1. JESÚS ES PROFETA Y MAESTRO, PERO DIFERENTE.
Con su mensaje y praxis de liberación al servicio del Reino, Jesús proclama la Buena Noticia de liberación para los pobres y trastoca los valores de las estructuras injustas que se oponen a la fraternidad, solidaridad e igualdad de todos los seres humanos.
En la solemne declaración en la sinagoga de Nazaret, Jesús lee y comenta un texto de Isaías.
“Id a contarle a Juan lo que estáis viendo y oyendo:
los ciegos ven y los cojos andan,
los leprosos quedan limpios y los sordos oyen,
los muertos resucitan
y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia
y ¡dichoso el que no se escandaliza de mí!”
Estas palabras que Jesús lee y se adjudica constituye el carné de identidad de su misión; tienen carácter de programa. En ellas se insiste, como en las bienaventuranzas, en el anuncio de la Buena Noticia a los pobres materiales. En los pobres se juega la presencia del Reino. Jesús se dirige a los que tienen hambre y sed, están desnudos, enfermos, abandonados o encarcelados. Escandalizó comiendo con los pobres y pecadores, curándolos sin acepción de personas.
No obstante el perfil de su vida y mensaje revolucionarios, Jesús no fue propiamente un reformador social, ni un líder político. Era un hombre enteramente de Dios, el Hijo encarnado, fiel a la voluntad de su Padre, el profeta de la salvación consagrado totalmente a la causa del Reino. Tampoco fue un rabí o maestro al estilo de la época, consagrado a interpretar las Sagradas Escrituras en las que lee la voluntad de Dios. Él va más allá y lee esta voluntad divina en la Creación y en las situaciones concretas de la vida. Sale al paso de la gente y actúa.
Tampoco es un profeta como los de Israel que pretenden estar legitimados para hablar en nombre de Dios, para desvelar las verdades ocultas e incomprensibles. Jesús explica con palabras sencillas su idea del Reino y se compromete; provoca una crisis radical en quien lo escucha. Es perseguido a toda costa y condenado por “blasfemo” y “guerrillero”, sufriendo un doble juicio, uno, religioso, ante las autoridades religiosas, y otro, político, ante las autoridades romanas.
2. ¿QUÉ PRETENDIÓ JESUCRISTO EL LIBERADOR CON EL ANUNCIO DEL REINO?
Jesús no pretendió decir cosas nuevas a toda costa, aunque su mensaje tenga mucho de original. Sí dijo en positivo lo que otros anteriormente sentenciaron de forma negativa: “Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros”, con el mismo significado que la máxima negativa que el filósofo Thales de Mileto (600 a.C) propuso en su tiempo: “No hagas el mal que veas en otros”: Pero Jesús no prohíbe, anima a hacer el bien. Por esta razón, la predicación del Reino por Jesús no afecta sólo a la conversión de las personas, sino también a su entorno como liberación de convencionalismos y de leyes que atenazan las conciencias. Quiere librar a sus contemporáneos de los preceptos de escribas y fariseos que imponen pesados fardos a los demás mientras que ellos ni con el dedo quieren moverlos (Mt 23,3-4). Quiere que nosotros vivamos en justicia y en verdad no exigiendo a los demás lo que no podemos cumplir, evitando así el fariseísmo y la hipocresía que surgen del desfase entre lo que decimos y lo que realizamos, entre lo que practicamos en el culto y lo que luego hacemos en la vida ordinaria. El Reino constituye, por consiguiente, una revolución del entorno y del mundo de las personas.
3. EL REINO DE DIOS NO ES UN LUGAR CONCRETO, SINO UN NUEVO ORDEN DE COSAS.
No queda reducido a la liberación de esto o de aquello, del pecado, de la opresión política de un determinado régimen o de las dificultades económicas del pueblo. Sin obviar estas situaciones, necesarias pero no suficientes para una concepción amplia del Reino, éste lo abarca todo: el mundo, el hombre y la sociedad. Toda realidad debe ser transformada por Dios. Jesús dice en Lc 17,20-21: “El Reino de Dios ya está entre vosotros”. Por tanto, de aquí la importancia de que los militantes redescubramos que somos “las manos de Dios” para extender este Reino en cualquier ambiente, por insignificante que sea, en bien de los seres humanos próximos o lejanos, conocidos o extraños. Pero más allá de nuestro mundo y de nuestras modestas acciones, el Evangelio prevé un futuro para el Reino. Donde todo será restaurado, los hijos de Dios encontrarán la casa paterna, toda hambre y toda sed serán saciadas y se desbordará la risa alegre del tiempo de la liberación (Lc 6,21). Finalmente, podríamos decir que este Reino de Dios no es solamente espiritual, sino que abarca toda la realidad material, espiritual y humana, hundiendo sus raíces en la proximidad de Dios-Padre.
4. ¿CÓMO ENCARNARNOS HOY? ¿CUÁL Y CÓMO DEBE SER NUESTRO COMPROMISO DE MILITANTES HOACISTAS EN ESTA SOCIEDAD?
En el ambiente de indiferencia y pasividad en que vivimos no es fácil contestar a esta pregunta, sobre todo a su segunda parte: ¿cómo debe ser nuestro compromiso en la sociedad actual?
La HOAC, fiel a su misión, se ha esforzado en contestar a esta pregunta en cada momento histórico que le ha tocado vivir desde su fundación, consciente de lo que representa Jesucristo y el Reino anunciado por Él para los cristianos y militantes comprometidos por su fe. Una prueba de este empeño de la HOAC la tenemos en la ponencia marco desarrollada en su X Asamblea General. En ella se trata el testimonio que la HOAC debe dar en el mundo obrero, creando en sus militantes la conciencia de la situación real del mundo del trabajo, de sus problemas, de la necesidad de soluciones y de la propia liberación del mundo obrero. Los militantes hoacistas han de trasladar esta preocupación al conjunto de los trabajadores y a las organizaciones sindicales. Han de esforzarse para que la Iglesia asuma también esta conciencia implicándose y complicándose en tales problemas obreros. Pero el militante de la HOAC no debe olvidar que esa conciencia obrera ha de estar impregnada del Evangelio que da respuestas profundas y esenciales a las situaciones, iluminando su discernimiento y actuación.
Además, para que estos objetivos sean posibles, hace falta que la HOAC critique y depure los elementos negativos que la cultura dominante está generando, paralizando, en consecuencia, las actitudes, los comportamientos,, las estrategias, las reivindicaciones y luchas de las organizaciones obreras y de los trabajadores y trabajadoras. Se hace preciso también el diálogo de la HOAC con las ideologías que hoy permanecen en el mundo obrero, para transmitir esa conciencia de liberación de la que hablamos, para asumir los valores de esas ideologías que sean compatibles con la conciencia cristiana. Finalmente, la HOAC ha de tener como primer y último referente a Cristo, ideal de nuestras vidas, exigencia de liberación para el mundo obrero y la sociedad, creando a su vez en la Iglesia la conciencia de que ha de difundir toda ella este ideal en el mundo.
Se nos ocurre pensar que, en el momento de recesión que pasa la HOAC diocesana, todo ha de hacerse con realismo y humildad conscientes de que nos faltan medios para poder dar respuesta a las exigencias aquí explicadas. Necesitamos de la ayuda de Dios para ser capaces de estar a la altura de los retos que se nos plantean. Sólo así estaremos en mejores condiciones para responder teórica y prácticamente a una pregunta fundamental que nos “trae de cabeza”: ¿cómo encarnarnos hoy?. Sabemos bien que sin encarnación no hay compromiso.
En la ponencia marco, La HOAC responde de manera radical con tres exigencias a la pregunta que nos formulamos:
1) Vivir la pobreza evangélica desde la opción por los pobres en el mundo obrero, y para ello vivir pobremente y renunciando a todo lo que nos impide hacerlo. ¿Hasta dónde podemos nosotros militantes diocesanos cumplir esta exigencia?
2) Es necesario conocer todo lo que atañe al mundo obrero: historia, utopías obreras, luchas… haciendo un discernimiento cristiano de todos estos temas, dedicando a esta tarea el tiempo necesario. ¿Qué tiempo empleamos en el conocimiento, discernimiento de los problemas obreros? ¿Y en la actuación?
3) Debemos oponernos desde el Evangelio, la Doctrina Social de la Iglesia y desde la aportación de las ciencias sociales a todo lo que constituya manipulación, explotación y dominio para el mundo obrero. ¿No solemos ser un poco torpes a la hora de responder personal y comunitariamente a esta exigencia?

· EL COMPROMISO.

1) Nuestro compromiso ha de ser realista, adaptado a las posibilidades de cada uno.
2) Ha de ser pluriforme. Las personas que nos acompañan en la vida, el ambiente que nos rodea, las posibilidades físicas, psíquicas, intelectuales y sociales del militante determinan el contenido de nuestro compromiso.
3) Ha de ser personal y comunitario al mismo tiempo. Por el compromiso comunitario orientamos el compromiso personal, y, con este fortalecemos el compromiso de toda la Hoac.
4) Ha de ser un compromiso apostólico, evangelizador, consecuencia del seguimiento de Jesucristo y fruto de una lectura creyente de la realidad y el discernimiento cristiano.
5) Que las personas y colectivos destinatarios de nuestro compromiso personal y comunitario puedan crecer en amor, justicia y solidaridad.
6) Un compromiso siempre abierto a hacer más y mejorar lo que nos traemos entre manos.
7) Que, a la vez, nuestro compromiso esté fundamentado en la oración y en la eucaristía, lugares de encuentro con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
8-  Que sea un compromiso abierto a aliviar los sufrimientos, angustias y necesidades de las personas y colectivos del mundo obrero.
9) Que sea un compromiso que genere en el militante alegría, y gozo por el bien que se realiza.
A pesar de la enorme significación de la Persona en la que nos apoyamos, Jesucristo, hemos de ser realistas ante los contenidos y exigencias de la tarea que los hombres y mujeres de la HOAC tenemos por delante en la sociedad que nos ha tocado vivir. Sólo, mediante procesos graduales de avance, complementados con revisiones de nuestro compromiso, pueden ayudarnos a ir alcanzando objetivos intermedios conscientes de nuestras limitaciones y de las que nos impone el medio exterior.

. BIBLIOGRAFÍA.

BOFF, Leonardo: Jesucristo el Liberador. Ensayo de cristología crítica para nuestro tiempo. Ed. Sal Terrae, 1987.
HOAC: Testigos de Jesucristo en el Mundo Obrero. Ed. HOAC, 1999.
LOIS, Julio: Jesús de Nazaret, el Cristo Liberador. Ed. HOAC, 1995

Autor: Francisco González Álvarez.
Militante de la HOAC.
http://www.redasociativa.org/hoac/modules.php?name=News&file=article&sid=634


Acaba de aparecer un informe, en este caso presentado por el senado norteamericano, en que se informa de otro país, también antigua  colonia, en este caso española, Guinea Ecuatorial,.En Guinea Ecuatorial hay una enorme cantidad de petróleo, y hay una empresa que lo explota, la mayor empresa de petróleo del mundo se llama Epson. Ésta paga al gobierno de Guinea.

Dice este informe del senado americano, que si aquello que cobra el gobierno de Guinea Ecuatorial, lo repartiera equitativamente entre sus ciudadanos, que son pocos, porque en Guinea Ecuatorial tan solo viven medio millón de personas,  la cuarta parte de Barcelona, cada ciudadano de Guinea Ecuatorial podría vivir con una cantidad anual de dinero de 35.000 dólares. Superior a la renta per cápita española que es de 28.000 dólares. Los ecuato-guineanos podrían vivir con 35.000 dólares al año. ¿Con cuánto viven? Con 500 dólares al año, según los informes de la ONU. Esto significa que alguien se queda los 34.500 dólares restantes. ¿Quien se los queda? Sigamos con el informe del senado americano: El presidente Sr. Teodoro Obiang Nguema, un sanguinario conocido en todo el mundo.

¿Quién más se lo queda? Su camarilla de amigos. ¿Quién más se lo queda? Sus ministros. ¿Quién más se lo queda? Sus familiares. ¿Y qué hacen estos ladrones con el dinero que han robado? ¿Lo guardan en casa? Ni hablar, ningún ladrón guarda el dinero en casa. La mayoría de ellos han constituido “sociedades-pantalla”, para disimular el nombre, para guardar el dinero. ¿Y dónde guardan este dinero? En Madrid, en el Banco de Santander.

Esta es la realidad. La pobreza tiene nombres, y el nombre se llama Nestlé, y el nombre se llama Coca-Cola y, el nombre se llama Samsung,  el nombre se llama Bayer, y el nombre se llama Banco de Santander y compañía. ¡Estos son los responsables! Que además en muchos casos coinciden con los responsables de la crisis económica, entre ellos el banco de Santander, lleno de especuladores,  y un señor de los mayores fraudulentos fiscales de España que se llama Emilio Botín.  Así hay que decir las cosas, y merece la pena saberlo.

Hay muchos que todavía recordamos como evidentes corruptos: uno que  se llama Pinochet en Chile, el otro se llama Menem en Argentina, el otro se llama Fujimori en Perú, el otro se llama Somoza en Nicaragua, el otro se llama Suharto en Indonesia, el otro se llama Marcos en Filipinas, el otro se llama Mobuto en el Congo, el otro se llama Obiang en Guinea. Todos ellos presididos por el mayor ladrón de todos: Hassan II de Marruecos.

Cuando este hombre falleció hace 10 años, dejó en París, que no en Rabat,  y a su nombre, que no a nombre de Marruecos, 50 mil millones de dólares (50.000.000.000 de dólares). La misma fortuna privada que tiene acumulada el señor Bill Gates que es uno de los más ricos del mundo. Esto lo tenía  él. Pero cuidado, mientras Hassan II tenía en París 50 mil millones de dólares, Marruecos debía en forma de Deuda Externa 20 mil millones de dólares. Su estimado monarca, se había quedado dos veces y media la deuda de Marruecos. Sin embargo su monarca era perfectamente bien recibido en las cancillerías occidentales. Cuando Hassan II llegaba a Madrid, Juan Carlos decía “mi querido hermano”. ¡Pues que vigile la parentela! Porque con gente de este estilo no se puede ir demasiado lejos.

¿Qué pasa? Pues pasa algo más grave, que como estos países han acumulado esta deuda, ahora deben pagarla. ¿Y qué significa tener que pagar la deuda? Igual que cuando tenemos nosotros una hipoteca. Significa por un lado hacer frente a los intereses;   por otro lado, hacer frente al retorno del capital. Cada año, lo que ellos nos envían a nosotros para pagar esta deuda, deuda que sus dirigentes tienen escondida en París o en Madrid, o donde sea.

Cada año estos países nos mandan una cantidad que oscila entre 5 y 6 veces más que la ayuda al desarrollo que nosotros podemos enviarles. Y la gente dice que la ayuda al desarrollo no funciona, llevamos 50 años ayudando y no crecen. ¿Cómo van a crecer si les damos uno y les quitamos seis?  Esto es completamente imposible. Hay que perdonar la deuda. Y España  puede perdonar la deuda. ¿Podría la Sra. Salgado perdonar la deuda y renunciar cada año a 900 millones de Euros? Naturalmente. Si hiciera frente a algo muy importante, al fraude fiscal.

Una universidad de Barcelona que se llama Pompeu i Fabra, ha realizado un estudio sobre el fraude fiscal que los ricos cometen a España. ¿Cuánto estafan al Fisco esta gente? 80.000 millones de Euros al año.  Sólo con 900 de estos 80.000, podríamos perdonar la deuda.

Estamos en manos de delincuentes, y he decirlo con toda claridad, estamos en manos de delincuentes y nada más que esto.

¿Y cuál es el último problema? Pues sin duda, la guerra.  Estos países no solo están sometidos a explotación económica, sino a guerra. ¿De qué es consecuencia la guerra? Pues sencillamente, de las armas. Si no hubiera armas, no habría guerras, o se harían con piedras y a los 15 días habrían terminado.

Las armas se fabrican, se venden, se gana dinero en el Norte. Se sufren y se pagan en el Sur. Y démonos cuenta de algo, el tráfico de armas es completamente inverso al tráfico de drogas. Las drogan que se producen en el Sur se consumen en el Norte. Las armas que se producen en el Norte se consumen en el Sur.  Con lo cual podemos llegar a sospechar, no siempre podemos llegar a demostrar, que hay armas que se pagan con drogas, y que hay drogas que se pagan con armas. No siempre lo podremos acreditar, pero hay un caso en que sí que se puede acreditar.

Hace unos 16 años,  los productores de coca en Colombia fueron informados que podrían enviar sus avionetas, más o menos libremente, a Estados Unidos, que la policía norteamericana miraría para otro lado y no impediría la llegada de avionetas para que vaciaran la coca allí. Pero el gobierno americano a cambio les pediría algo: que cuando hubieran vaciado las avionetas, no las regresaran de vacío, que esperaran, que ellos mismos se las cargarían de armas. Estas armas deberían dejarlas en el viaje de regreso a Colombia, a medio camino, en Nicaragua, para alimentar aquello que se llamaba en aquel momento “La Contra” nicaragüense. Pero hay uno que es el cerebro de la operación. Casi nadie sabía nada. ¿Cómo se llamaba este señor? Se llamaba Bob Gates (Robert Bob Michael Gates) que no tiene que ver nada con Bill Gates, y hoy día es el Ministro de Defensa del señor Barak Obama.

Esta es la situación de cómo funciona este mundo. Y en este mundo de tráfico de armas, de tráfico de drogas, España ocupa un papel preponderante. Acaban de salir hace 15 días las estadísticas del tráfico de armas del mundo, España es el sexto país que más armas exporta en el mundo. Una organización que todos conocemos, que se llama Intermon Oxfam, ha declarado que después de EE.UU, España es el país que más municiones vende a las guerras africanas.

¿Y qué sucede? Bueno, que si les pagamos mal el café, que si nos quedamos con su petróleo, que si después resulta que les cobramos la deuda externa abusivamente, y si al final les mandados armas para que tengan guerra, esta gente migra. ¿Cuál es el primer problema? Hugo (presidente de Venezuela) lo ha dicho muy bien, algunos mueren por el camino y ya no llegan. Ahora con la crisis quizá se haya reducido un poco ; pero, según el ministerio español de Interior, entre los años 2006, 2007 y 2008, 12.000 personas que se sepa, fallecieron ahogadas intentando atravesar el Estrecho o intentando llegar a Las Canarias, ¡que se sepan! Porque otras tantas personas debieron ahogarse sin que se supiera.        ¡12000 que se sepan!







A %d blogueros les gusta esto: